... Historia de una

confusión con fundamento...

 

Todo empezó con las meras ganas de hacer una obra de arte audiovisual allá por Junio del 2013. Se juntaron dos artistas rebosantes de energía y con muchas ganas de hacer algo. Greta, venía de graduarse del Colegio Alemán. Julian venía trabajando por 5 meses en una productora (por primera vez en su vida en un trabajo fijo). Los dos ofuscados con la "realidad" impuesta, sobre todo en el tema del arte. Decidieron que querían hacer algo, no necesariamente bonito, pero puro y artístico. Algo que confunda y alarme a cualquier espectador que se atreva a experimentar quizás algo nuevo, algo que probablemente lo incomode en cierto nivel, que le cuestione su percepción e interpretación de lo que es arte y la información proporcionada por sus sentidos a su cerebro. Romper con los conceptos aprendidos a lo largo de nuestras vidas, e incentivar a un cambio radical si fuera necesario para así promover una sociedad distinta, quizás no mejor, porque quien puede decidir que es eso, pero al menos distinta. Y sobre todo hacer algo libre, de expresión puramente artística, para poder lograr convertir sueños en realidad.

 

Así pues empezamos a hacer experimentos en el CAC (Centro de Arte Contemporáneo) y en el parque Metropolitano de Quito. Grabaron videos haciendo estupideces, probando de todo un poco. Hasta que finalmente concluyeron y se inspiraron en que ella al ser danzante contemporánea, y el artista audiovisual, querían hacer alguna obra que reflejara sus artes a la vez en un tipo de transmutación. Llegaron a la conclusión de meter a la gente dentro de un cubo gigante y experimentar todo como un entorno absoluto; previamente habría una caminata a ciegas despertando todas las sensaciones, evocando un renacimiento de cada participante que se dejara guiar... ¿Y que pasaría si invertimos las señales de los sentidos...? y bueno... sus mentes se fueron por la tangente, lo empezaron a poner en papel y computadoras, y de pronto nació espontáneamente SENSASORIAL.

A raíz del interés de más gente en participar en SENSASORIAL que se fue tramando de la nada y con casi nada, surgió y se fundó el colectivo CONFUNDAMIENTO, una colectividad creativa y en constante expansión de una amplia gama de artistas, cineastas, bailarines, músicos, actores, productores, artesanos, diseñadores; además de imprescindibles aportes de otros campos profesionales que no son normalmente considerados "artistas", como arquitectos, eléctricos, ingenieros, contadores, etc. que también aportan con su experiencia y conocimientos a estos proyectos, para seguir mejorandolos y no estancarse en la primer experiencia que de resultado.


CONFUNDAMIENTO paso a ser nuestro espacio de creación y exploración libre de fines comerciales, con el mero proposito de hacer algo divertido y que nos afecte tanto a los que estamos adentro como a los que participan como público. En lo posible buscamos compartir antes que cobrar entradas al público por lo que hacemos, y si no, al menos hacer uno o dos presentaciones con entrada libre para la gente que no puede acceder por razones económicas.

 

La metodología y puesta en escena de nuestros proyectos tienen siempre presente el uso de diferentes métodos de estimulación sensorial. Queremos impactar sobre los sentidos de cada participante, creando una situación en la que se integren los sentidos en un viaje interactivo de imaginación y sensorialidad. Aspiramos a que los participantes entren en contacto con nuevas maneras de sentir y vivir el mundo que los rodea cotidianamente; y sea lo que sea que cada uno traiga consigo de "su vida", enfrenten sus miedos, ascos, fobias; que tengan la oportunidad de conocerse más a sí mismos, sorprendiéndose y aprendiendo de aquellos sentidos que tienen escondidos o reprimidos, reconociendo prejuicios propios y ajenos. Al igual que con los miedos, el primer y único paso que hace posible la anulación de prejuicios, es la identificación de estos mismos.

 

j